Correr entre montañas, en Timelapse México


Santiago Carsolio (Timelapse México)

En otras ocasiones hemos compartido las proezas audiovisuales de Timelapse México, encargados de brindarnos las más hermosas vistas de nuestra orografía. Entre sus múltiples exploraciones montañosas traen entre manos una nueva e imperdible entrega, se trata de una mini serie en la que el equipo entabla conversaciones y recorre a un ritmo veloz tres monumentales volcanes junto al joven corredor de montaña Santiago Carsolio

Atendiendo a un llamado que Santiago sintió de manera muy personal, cada capítulo nos conduce, como hace desde el arranque, por los mensajes que estas montañas que forman parte de nuestro imaginario, le han compartido en sus diversos recorridos. Y es que además de ser representante del deporte de montaña, forma parte de una familia cuya esencia es el montañismo y alpinismo, es un hijo de las montañas. 

El equipo de Timelapse México nos comparte que “la expedición nos llevó al Iztaccihuatl, Chicnauhtécatl y Citlaltepetl. Cada uno incomparable en paisaje y atmósfera, o como a Santiago le gusta verlo, en personalidad. Descubriríamos cuán distintas experiencias nos legaría cada volcán”. El motivo es, por demás, entrañable, pues este esfuerzo en el que se encuentran el deporte y lo ritual, es impulsado por una experiencia personal que muestra la naturaleza de nuestras emociones y de nuestra relación con el mundo. 

Esa necesidad de compartir viene de los aprendizajes obtenidos en sus recorridos compartidos con su hermano, a quien perdió en un accidente en el Mont Blanc, y en solitario, “antes pensaba que uno tenía que ser adulto ya con canas y muy maduro para compartir, pero uno de los mejores maestros de vida fue mi hermano y era más joven que yo”, dice. 

Santiago Carsolio

Sería inconcebible que el inicio de esta mini serie dejara de lado esa profunda admiración de Santiago por las montañas y esa conexión tan fuerte que tiene con su hermano en cada paso que da por su superficie empinada.  Con un gran deseo de compartir las enseñanzas de los volcanes más allá de sus alturas, ha sido un punto de partida en la realización de este proyecto en el que, ante las inclemencias de clima y los imprevistos, se convirtió en un hogar móvil, acompañándose “compartiendo amaneceres, noches de frío, cimas y gomitas”.

Compartimos el primer capítulo, inspiración ideal para este viernes, en el que Santiago corre por la Iztaccíhuatl. 

No te pierdas las próximas entregas. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .