Próximamente: El Cine Mexicano en la era AMLO


Una ola de democracia arrasa a México y ante la evidente alegría de sus votantes y la incredulidad de sus oponentes, Andrés Manuel López Obrador será el Presidente de México en los siguientes meses. Durante la campaña electoral que antecedió su triunfo propuso una serie de iniciativas para todos los sectores que se convirtieron en los pilares de la campaña misma. Los coordinadores de campaña de los partidos políticos también fueron entrevistados respecto a sus iniciativas culturales en diversas ocasiones, pero ahora que ya hay un gabinete propuesto y un Proyecto 18 que aplicar, podemos revisar qué es lo que propone para el Cine Mexicano, esta industria que no termina de serlo y que lleva años batallando por espacios de exhibición en cadenas de exhibición que… vamos, no quieren/pueden/deben dar por cualquier razón de simple negocio legítimo que antepongan. Mucho menos si existe una Ley Cinematográfica que no pasa más allá de imponer un 10% de espacio obligatorio para nuestro cine… Y YA. Tampoco hay institutos que incidan más allá de sus estatutos, etc., etc.

Proyecto 18 CulturaEn la presentación de la propuesta hacia el Cine Mexicano se menciona desde dónde hay que abordar las propuestas y qué es lo que se pretende lograr:

La cinematografía de un país es un retrato fiel de sí mismo, (…) es inconcebible que un país que produce y consume tanto cine como México, no vea su propia producción llegar al público mexicano.

Para las compañías exhibidoras el cine es una actividad lucrativa regida por la oferta y la demanda, y se rigen por la falacia de que el cine mexicano no genera audiencia. Por otro lado, el cine no se trata como un elemento de la canasta básica sino como un lujo, lo cual hace menos accesible su alcance a un sector importante de la población. Sin embargo, el cine es una necesidad nacional, y el público mexicano no hará contacto con su cine si no encuentra opciones para verlo.

Impactos esperados: Es posible que en principio estas medidas sean mal recibidas por las compañías exhibidoras, dado que persiste la idea de que el cine mexicano no es lucrativo. Sin embargo, entre las películas con mayor índice de ventas por piratería destacan numerosos productos del cine mexicano, lo que refleja que el público nacional está ávido de su cine, ávido de verse reflejado en pantalla y de ver su cultura e identidad representadas. Consumir cine mexicano estimula la producción y la generación de empleos en todos los sectores.

Desde enero de este año, la asociación civil Abre los ojos resumió la propuesta de AMLO y su partido político MORENA a este respecto en su página de Facebook:

30581449_439744183133150_1079763514177880064_n

La preocupación de aquellos que participan activamente en la industria mexicana de cine, se ha visto manifestada en varias ocasiones desde redes sociales, en medios impresos y al parecer López Obrador fue el único candidato que recogió en su propuesta la mayoría de las preocupaciones del sector. Aquí encontramos un ejercicio que realizó la Revista Cine Premiere, destacando la presencia de Lucía Gajá, Karina Gidi, Arcelia Ramírez, Tessa Ia, Cassandra Ciangherotti, Daniel Giménez Cacho,  Andrés Almeida, Everardo González,  Tenoch Huerta, Amat Escalante y Ernesto Contreras, actual presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, y que la revista publicó al día siguiente que México supo quién sería su próximo presidente.

Aunque en realidad falta mucho camino por recorrer en esta materia y como señala Vicente Gutiérrez en su artículo para El Economista, AMLO podría ser el héroe del Cine Mexicano,  la misma CANACINE está por manifestarse ante esta propuesta y será cuestión de ver cómo pueden coincidir y qué tan factible será llevar a cabo la propuesta de López Obrador y, por ende, de la comunidad cinematográfica mexicana. La CANACINE es una asociación de representantes de la industria cinematográfica mexicana: Distribuidores, exhibidores, productores, casas de servicios a la producción en general “donde se intercambian opiniones y experiencias, y se toman decisiones sectoriales que representan y favorecen el interés de los mismos”, como cita en su página.

En el Timeline de @CANACINE se publicó un mensaje del Consejo de la Comunicación que, uno supone apresurado y por ello se escucha  medio mal, pero refleja las buenas intenciones del sector empresarial, donde aparace también el Presidente de Cinépolis, Alejandro Ramírez:

Aunque faltan meses para que el gobierno de MORENA tome la presidencia de la nación, podemos vislumbrar que está lleno de buenas intenciones hacia el sector cultural y en particular al animal que es el Cine Mexicano. Si el tiempo pantalla crece y se hace obligatorio para los exhibidores, quienes podrán gozar de un incentivo fiscal por hacerlo, es probable que el Cine Nacional entonces sí adquiera un estatus real de industria y que la fuerza laboral que existe en todos sus niveles no termine siendo solamente una entidad que trabaje en pro de iniciativas extranjeras pero sí del nacional.

En días posteriores, veremos si toda esta carga de buenas intenciones se pueden hacer realidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.