Zama: Los años mil setecientos en Paraguay y su patetismo


Una colaboración de El Cine Bar

Ya en los 1700s, la euforia de la conquista de América había desaparecido por completo y después de siglos asentados y conviviendo con los nativos se llegó a un aparente estancamiento en que no era ni un mundo ni otro y la convivencia de estos con sus tintes de salvajismo era dominada por una inercia de tedio y tensión. Esto no lo dice la historia, lo dice la ficción.

En este ambiente, al sur del continente, vive Don Diego de Zama (Daniel Giménez Cacho), un doctor letrado que representa a la corona española y al Rey en los asuntos locales de la tierras conquistadas ya varios siglos atrás, pero aún en la lejana tutela de la corona española. Diego de Zama aspira a un cambio de ciudad a través de una simple carta del gobernador al Rey para reunirse de nuevo con su esposa y sus dos hijos. La espera es larga, el trámite sencillo, pero parece que nunca llegará.

ZAM still 007

Este es el planteamiento de la película Zama de Lucrecia Martel, la directora argentina aclamada en festivales, quien rompe una espera de nueve años para estrenar el verano pasado Zama en La Mostra de Venecia. La crítica siempre ha tratado muy bien a Martel y esta vez no fue la excepción. La expectativa por su nueva entrega era muy alta después de un filme frustrado de ciencia ficción en el camino que nunca se realizó y muchos años sin la certeza de un nuevo proyecto. Hasta que cayó en sus manos la novela Zama. Que leyó, cuenta, en un viaje en barco por el Amazonas.

Esta larga espera le tenía sin cuidado a Martel ya que es una realizadora que va en contra del mercado del cine en muchos sentidos y la prisa por filmar después de sus éxitos en festivales no la presionó y la tuvo aparentemente sin cuidado.

Lucrecia Martel tiene una narrativa cinematográfica muy sutil y un tanto cuanto sórdida o decadente de los ritmos cotidianos y tediosos de la vida donde, en medio de esos ambientes, procura dejar en ridículo a sus personajes principales. Son patéticos de alguna manera sin faltarles al respeto, un poco como la condición humana actual. No lo exagera pero lo exhibe a tal grado que su seriedad y aparente optimismo lo dejan mal parado ante las circunstancias reales y de su destino.

Zama es una película muy estimulante que requiere a un espectador atento y gran atención para leer las sutilezas de la directora..Quien evita a toda costa los comentarios grandilocuentes de la Historia y centra su mirada en sembrar claves al espectador para que la siga de manera activa.

Zama se estrena en México gracias a Canana como distribuidores, co-productores y sin duda será una de las experiencias del cine más interesantes del año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s