Mike Lerner en el 8vo. DOCSDF


Uno de los realizadores del documental Pussy Riot, una plegaria punk (Pussy Riot, A punk prayer, 2013) se presentó en la inauguración del 8vo Festival Internacional de Documental DOCSDF para platicar con la prensa sobre este proyecto que está de gira y se presenta en esta edición, compitiendo en la categoría de Mejor Documental Internacional.

Mike Lerner es productor y realizador de documentales desde 1988, logrando premios y nominaciones de la industria por sus obras, y junto con Max Pozdorovkin hicieron La plegaria punk.

Mike Lerner (ML): Creo que México ocupa un lugar muy especial en el imaginario del cine occidental. Es un lugar de revolución y vanguardia, pienso que es un lugar increíble y apropiado para presentar Pussy Riot. Hay veces que parece que ustedes tienen más manifestaciones en las calles contra los policías como los hay en Moscú, entonces hay estas grandes similitudes de los grandes cambios sociales que están sucediendo en el país y, por supuesto, estoy ansioso por conocer las reacciones que tengan con la película. También encuentro que el lugar que ocupa la religión y la Iglesia en este país es de una naturaleza similar al de Rusia, así que en muchos niveles pienso que habrá muchos asuntos e ideas que la gente pueda obtener de esta película.
Y para los cineastas durante muchos años hemos sido muy entusiastas para formar parte de este festival, es sorprendente lo que ha logrado, ha sido parte de la evolución de la realización del documental, tienen muy buenas películas en este festival y desde la fría Londres creemos que este es un muy buen lugar para presentar nuestra película. Y ya dejó de llover, y eso es bueno también. Así que busco las reacciones y lo que la prensa quiera preguntar.

¿Cómo nació el proyecto?

ML: Nos habíamos dado cuenta de la presencia de Pussy Riot allá a principios de enero de 2012, con algunas de sus imágenes sobre su trabajo en la prensa británica y yo soy alguien que está muy interesado en la relación entre el arte y la política y ellas parecían personificar esa combinación perfecta. Así que una vez que fueron arrestadas por esta acción en la catedral, sabíamos que deberíamos intentar hacer una película sobre ellas. De hecho de alguna forma fue mucho más fácil de lo que creíamos al principio, ciertamente teníamos gran apoyo de los familiares y del grupo y de los abogados, pero también el Estado Ruso fue muy útil en muchas maneras al darnos acceso al juicio y también lograr filmar los procedimientos del juicio, fueron increíblemente cálidos para poder filmar lo que mostraban y estar en momentos muy importantes del juicio.
También una motivación para hacer esta película es que tanto en el occidente como en Rusia, las percepciones acerca de lo que son Pussy Riot y lo que defienden y esperan lograr, están distorsionados en ambos lados. Espero que la película les de una idea de cuáles son sus motivaciones, de cuáles son sus políticas, porque pienso que las políticas son más interesantes de lo que podrían pensar sobre la forma que tocan su música.
Y creo que lo que es increíblemente único y sorprendente acerca de Pussy Riot es la forma que, a pesar de que están en prisión, aun son capaces de controlar la narrativa de lo que está pasando, y son capaces de controlar la situación en la que se encuentran. Como todos saben, tanto Masha como Nadia han estado en recientes huelgas de hambre y han logrado ganar concesiones de la prisión, así que incluso detrás de las rejas son capaces de afectar la situación en la que se encuentran y eso es sorprendente.
Sobre los realizadores Mike Lerner y Max Pozdorovkin.
Bueno, yo conocía a Max
desde antes de iniciar el proyecto, pero lo empecé en enero de 2012.
Coincidió que él estaba en Moscú en ese verano haciendo otra cosa y
estaba atendiendo al juicio, ahí fue donde nos encontramos y sentí que
él, ya sabes, quería trabajar con un ruso porque ciertas cosas se
vuelven más sencillas al tener a un ruso en tu equipo. Aparte Max es un
gran cineasta, nos hicimos grandes amigos, compartimos puntos de vista
políticos similares y estábamos muy de acuerdo en cómo iba a quedar la
película, así que fue una colaboración muy sencilla.
Lo que estamos tratando de lograr es describir qué es Pussy Riot. Hay documentales en Rusia donde las presentan bajo una luz muy distorsionada. De hecho, en diciembre vamos a presentar la película en Moscú y esperamos poder cambiar la opinión sobre ellas, porque el 70 ú 80 por ciento de la gente piensa que se merecen lo que obtuvieron. Esperemos poder cambiar eso si podemos.
Una especie de punto final es que pienso que la película y el caso no deben ser vistos como una crítica directa a Rusia como tal. En todas las sociedades sufrimos de la falta de libertad en muchas formas, libertades que antes se tenían ya no las hay, y por supuesto eso es verdad en Gran Bretaña como también en México, y de alguna manera Pussy Riot tocó un nervio en todos donde nos dimos cuenta de que nuestras libertades habían sido retadas y más que expresarlas por nuestra cuenta, nos habían sido retiradas, eso es un punto importante.

¿Qué opina del trabajo documental mexicano de la actualidad?
Conozco
un poco, pero sé que este país tiene una gran tradición fotográfica y
cinemática, especialmente en la vanguardia. Pienso que la gente voltea a
ver a México por distintas ideas y aproximaciones. En general, es algo a
lo que le tenemos gran curiosidad y admiración, y también quiero ver
trabajos contemporáneos en este festival de los que conozco muy poco.

Pussy Riot, en el Foro de la Cineteca Nacional, DOCSDF, México, 2013.

Respuesta del público en las proyecciones.
Han sido muy buenas, pero también muy diferentes, ya sea en el occidente, en América o en Europa las reacciones son de gran admiración por estas mujeres y aunque lo hemos podido presentar en otros cuatro países ex-soviéticos, la gente tiende a deprimirse con la película porque habla acerca del estado de la libertad de expresión en esas sociedades. Obtiene distintas reacciones, pero siempre son profundas hasta el momento. Y ya veremos qué reacciones hay en México.
El Gobierno del Estado Ruso no percibe que haya algo que ocultar, y no están avergonzados de lo que han hecho, no lo ven por ese lado. Estaban muy contentos de que hiciéramos nuestra película porque hasta donde les concierne, lo que ellos hacían estaba bien (Ríe). Y también es útil entender que en Rusia la sentencia que obtuvieron no está particularmente fuera de lo común para un juicio así, muchas otras personas reciben sentencias severas por delitos menores, incluso asuntos absurdos. Para nosotros es muy impactante, pero para los rusos, sea que están o no están de acuerdo, no se sorprenden con eso. Y es interesante ver que usan técnicas similares con los activistas de Greenpeace que protestan, hay un juicio corriendo justo ahora, entiendo que los están culpando de “pandillerismo”, que es el cargo con el que están haciendo el juicio a Pussy Riot. Y bueno, ya saben, ellas están muy contentas con el resultado, no le ven problema alguno.
No estuve allí, pero hubo una presentación en Ucrania donde hubo una especie de ataque por parte de extremistas, ya sabes, lanzaron bombas de humo y golpearon a un par de personas relacionados con la presentación, y esto fue en Kiev me parece, hace como un mes, y no sé, hay mucha gente que está muy ofendida por lo que hicieron y supongo que también estarán ofendidas por la película también.
Hay muchas reacciones cada vez que hay resistencia por la legalización de la homosexualidad o cualquiera de estas cosas. Yo creo que aun hay mucha rabia en esa comunidad contra cualquier tipo de cambio, cualquier amenaza a su idea de lo que debería ser una sociedad estable, y tal vez no haya razón por que no sean así, están adquiriendo más fuerza en muchas formas, y ciertamente Putin los ha hecho sus amigos. De un modo curioso, la comunidad liberal se desencantó con Putin, así que perdió mucho del soporte entre la comunidad liberal, pero ahora lo está buscando entre la comunidad no-liberal y ciertamente lo está obteniendo. No hay duda que en las últimas elecciones él confió bastante en el apoyo ortodoxo, y de alguna manera esa es la razón por la que surgió este juicio, casi como una recompensa para la comunidad religiosa y su apoyo. Estas cosas están muy cercanamente conectadas, por supuesto.
(De las Pussy Riot arrestadas) Sólo Katya ha podido ver la película y fue de mucha ayuda, pero las otras dos no la han visto aún, sus familiares sí y sus amigos también y espero que les guste. Tendremos que esperar y ver, pero estamos dispuestos a que la puedan ver, por supuesto, eso estaría bien, pero ya saben que les ampliaron la sentencia.

Filmofilias:¿Planearon este documental en un género en especial o solo esperaron a presemciar cómo se daba el resultado?
ML: Sí, bueno, esto suena terrible de mencionarlo, pero para nosotros como cineastas temíamos que este caso fuera abandonado y que la historia se diluyera, aunque fue muy desafortunado para ellas. Pero no del todo, es decir, también fue entender cuán importante era el juicio y que ellas mejor no estuvieran en prisión, pero ciertamente no se arrepienten de lo que está sucediendo de muchas formas, porque esto las ha impulsado como grupo y el caso se ha ganado una gran audiencia que de otra manera no habrían logrado, tanto en Rusia como a nivel internacional. Es un precio muy alto el que hay que pagar, pero no es sin una recompensa, si lo ves así.
Filmofilias: De alguna forma es increible ver cómo hay esta oposición entre el Estado y Pussy Riot y que ellas se sientan más libres en prisión de lo que pudiera parecer. Verlo en el documental es genial y que lo hayan logrado plasmar.
ML: Sí, lo que amo es que esta narración tenga ecos históricos y esto de poner en juicio al arte, a los artistas y manifestantes, poetas, pintores y músicos, ha resultado en algo increíble dentro de la literatura e historia de Rusia. Como decía, es un precio muy alto por pagar, pero ha resultado en una explosión creativa sorprendente y un logro artístico. Como decía, sería mejor si no hubiera sucedido, pero considerando la naturaleza de la sociedad, esto es una especie de ganancia que obtienes, obtienes a Solyenitzin, obtienes a Dostoievsky, obtienes a Pussy Riot, eso ya es algo.

Filmofilias: Después de esto, ¿piensas que habrá más movimientos como el de Pussy Riot o que Pussy Riot se vaya a desvanecer…?
ML: No lo sé, mira, en las condiciones que están, ya han aprobado nuevas leyes desde lo de Pussy Riot. Ya hay una nueva ley contra la blasfemia y otras leyes que restringen más tu derecho a protestar y hacer manifestaciones públicas, así como contra los derechos para la comunidad gay y su estilo de vida, así que se ha hecho más difícil para la gente hacer lo que Pussy Riot hace. Y no sorprende que la gente esté muy preocupada por eso y han existido manifestaciones públicas por lo mismo. Las que han habido son tratadas muy severamente y sí es un tiempo muy oscuro en Rusia justo ahora para la libertad, realmente lo es. Uno puede solamente esperar que el legado de este juicio es para que la gente de Rusia esté consciente de esto y que se cuestione querer vivir en una sociedad así, a pesar de lo que piensen de las opiniones de otras personas ¿realmente quieren que les roben su libertad de esa manera como resultado? Toma tiempo para que estas cosas se lleguen a entender. 
Este documental sobre Pussy Riot tratando de cambiar la ley, ¿qué es lo que cambia en la audiencia?
ML: Lo que espero que logre en todos nosotros es conocer la naturaleza tan frágil de la libertad y con qué facilidad se nos puede retirar. Para mí, esto es lo más perturbador. Hemos nacido en sociedades que tienen estas grandes concesiones, la libertad de prensa, la libertad de expresión, libertad para protestar, y ya sabes, en los últimos diez años o más, hemos perdido todas esas libertades y muchas personas piensan que eso está bien, en el sentido de proteger nuestra seguridad necesitamos perder estas libertades, pero lo que nunca se está debatiendo en la sociedad es lo que nos está pasando, y muchos de nosotros no queremos estas restricciones, no queremos estas leyes, no pensamos que de hecho promuevan la seguridad, de hecho lo que sucede con frecuencia es lo contrario porque hacen de las relaciones de la gente con la sociedad más fracturadas, eso es lo que pienso.

Pussy Riot, una plegaria punk (Pussy Riot, a punk prayer)
Dirección: Mike Lerner y Maxim Pozdorovkin
Producción: Reino Unido, Rusia. 2013.
Duración: 86 minutos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.