El cine Peer to Peer (P2P) y los "Yes Men"


El Cine Peer to Peer (P2P) y los “Yes Men”
Todos los que vemos películas, y no me refiero sólo a los cinéfilos, estamos acostumbrados a ver el cine en la sala de proyección… cuando nuestra economía nos lo permite. O tenemos en casita un reproductor de devedés para disfrutar rentadas o compradas las películas (¡Oh! Pero ¿esa película que estás viendo no es original? ¿Es pidata? tsss, aguas we). Todo esto entra en el terreno de lo permitido.
Pero entre el segmento de la población cuyas vidas se han computarizado y que han aprendido a buscar y “Bajar Música Gratis”, “Bajar Películas Gratis”, etc y etc., el espectro se ha ampliado de tal manera que rebasa en cualquier forma a la exhibición. Y eso es preocupante, muy preocupante no para los creadores originales ¿eh?, sino para quienes detentan los Derechos de Autor de la Obras Intelectuales de los creadores, pues las legislaciones de Derechos de Autor los protegen para que no llegue un vivales y se los robe para su provecho, y para su provecho quiere decir que “cobre dinero por ello para beneficio propio y no pague un centavo al autor o propietario de la obra”, como lo hace la piratería que copia distribuye y vende CDs o DVDs no autorizados pero más baratos sin pagar una sola regalía. La efectividad de lo barato ha sido un golpe muy duro porque accede a la población que no tiene taaaanto dinero para estar yendo, qué les gusta, 4 veces a la semana (exagero, yo sé), bueno 1 vez a la semana al cine, o rentando algunos DVDs en Blockbuster en su defecto. Se cree que comprar piratería redujo la cantidad de espectadores cautivos que tenían las salas de cine y hasta los mismos Blockbusters, cuando los precios de los boletos es lo que aumenta y aumenta, alejándose de la gran masa de espectadores.
Por otro lado, el P2P ha puesto una cantidad inmensa de granitos de arena durante años y se ha convertido en una grandísima cadena de distribución incontrolable. Cualquiera que cuente con un Ares, Vuze, BitTorrent o tu cliente de torrents favorito y una conexión decente, puede bajar cantidades de archivos de su gusto. Hemos sabido de los casos de hacer “legales” estos intentos, como lo fue el de Napster, que desapareció como tal, pero que al menos empujaron a crear otros modos de venta considerando la descarga. Sin embargo, el Peer to Peer es técnicamente gratis, no contabilizamos monetariamente las horas nalga que se pueden invertir esperando a que se complete el torrent, pero hay una completa satisfacción de no haber pagado un sólo centavo más por obtener música, documentos y películas de cualquier tipo. A final de cuentas, corresponde a la ética de la piratería Peer to Peer: la información es libre, llévatela, disfrútala, compártela.
Mi referente principal es thepiratebay.org y, si le rascas, puedes explorar las situaciones legales a las que se han enfrentado por años y la serie de amenazas por cerrar su sitio… y el sitio se mantiene allí a su modo, sin problemas hasta el momento, tanto como para haber sido el único sitio que respaldó a los Wikileaks de Julian Assange y su equipo cuando todos los demás le retiraron su apoyo.
Justamente fue en uno de eso tantos días que visité Pirate Bay, cuando encontré el anuncio que promovía el documental “The Yes men fix the World”, y dije pues ¿por qué no? El link me llevó a la página donde veías a dos hombres bajo el agua anunciando un video que sólo podía ser distribuído via Peer to Peer o en otras opciones de descarga. Pa’ pronto, que lo bajo y al poco rato que me pongo a verlo.
The Yes Men fix the world
En la presentación, los Yes Men (Andy Bilchlbaum y Mike Bonanno) nos platican que han sido los protagonistas de una serie de engaños (hoaxes) que atentan directamente a corporaciones u organizaciones de largo alcance, como en el caso de la broma a la Cámara de Comercio de EU. Vecinos de contraesquina de la Casa Blanca, un día fueron víctimas de los Yes Men cuando éstos convocaron a una conferencia de prensa para lanzar un anuncio que echaba por tierra anteriores declaraciones de la misma Cámara que protegían las iniciativas de las empresas, pasando por encima de la protección del Medio Ambiente por favorecer sus intereses. Los Yes Men se hicieron de gafetes falsos como Vicepresidentes de la Cámara de Comercio y lanzan su declaración sorprendiendo a los medios. Fox News y CNN de inmediato dieron espacio a esa declaración, muy sorprendidos, y al poco rato descubrieron que era una mentira, porque un funcionario de comunicación de la Cámara de Comercio se dio cuenta y de inmediato los confrontó y corrió del lugar. Lo malo es que todo eso había sido registrado y transmitido de costa a costa por la televisión.
En su sitio, la Cámara de Comercio se apresuró a colocar un boletín dando los pormenores de ese “accidente”y aclarando que los Yes Men no pertenecían a la Cámara. Se sentían terriblemente ofendidos por ser víctima del engaño y llegaron a poner un link que sugería a los visitantes que donaran de 25 a 250 dólares a su causa, para apoyar a la organización con el objetivo de reforzarlos y evitar que a ellos y otras organizaciones sufrieran de estos arteros ataques terroristas. ¡Ah! No conformes con eso, también los demandaron.
Un poco tristes, los Yes Men se fueron a vivir su vida y planear el siguiente “acto terrorista”, pero se dieron cuenta que su “travieso” esfuerzo hizo que la Cámara de Comercio recapacitara en sus iniciativas y las modificara 2 semanas después con una perspectiva ambientalista. Al Gore anuncia que le sorprendió éste giro de eventos a él mismo, pero obvio “eso no se lo debemos a los Yes Men”, declaró. Ellos tan sólo pretendieron hacer pasar un muy mal rato a la gente de la Cámara de Comercio, pero no fueron tan optimistas como para pensar que harían un “pequeño ajuste” a sus iniciativas. 
Retratándose en “una alocada historia real sobre dos activistas políticos” que han estado “haciéndose pasar por representantes del poder”, se encuentran en su oficina… bueno, en una construcción abandonada y con una sola computadora, a fin de cuentas su centro de operaciones, o nadando en inmensas aguas, remando en una canoa por los pantanos de los alrededores de Nueva Orleans y terminar hundiéndose cual metáfora de sus frustraciones, los Yes Men son unos héroes demasiado optimistas e ingenuos, bienintencionados en el fondo, para lograr que sus atentados tengan un impacto profundo en las corporaciones que pretenden atacar. Y se muestran como valientes ridículos, nerviosos, confusos al momento de que los acorralan la gente fiel a las corporaciones. pero eso no quiere decir que lo hagan mal y, mucho menos, que esten haciendo el mal. Por increíble que parezca, conocen gente que sí cae en sus engaños, que llega a mencionar dos o tres cosas sofisticadas de corrupción, de conocer de la misma boca de sus protectores por qué lo mejor para ésta vida es el libre mercado y la propiedad privada-corporativa (entra efecto de audio de caja registradora, ¡clink!)
Su mayor logro es demostrar y señalarles a las mismas corporaciones y sus aliados en el gobierno todos los errores en que incurren afectando a la población en general. Dos casos más cito para que les pongan particular atención: La broma pesadísima a través de BBC News que le hacen a Dow Chemical, responsables por el accidente Industrial en Bhopal que causó muertes y daños irreparables en su población; también su acto en una importantísima conferencia de prensa tras el Huracán Katrina, para anunciar una importante negociación entre constructores de alto rango y la Alcaldía de Nueva Orleans que despejó a varios de sus casas (que no resultaron dañadas) para reconstruirlas y, exacto, vendérselas. Los Yes Men llegaron para contradecirlos y hacer un “performance”festivo y de protesta con los civiles.
Aparte de todo esto, ¿por qué insistir en el peer to peer? En este caso, el documental citado no puede ser distribuído por ninguna vía legal, ser exhibido en salas comerciales ni ser adquirida ni vendida por ningún estudio, por muy listo que se quiera ver. La demanda de la Cámara de Comercio y todas sus alianzas han cerrado filas contra ellos y se exponen a también ser demandados si les ayudan un tantitito. En particular, esta versión incluye al principio toda la broma contra la Cámara de Comercio y eso lo hace aun más “prohibido”. Pero los Yes Men no se quedaron de brazos cruzados a seguirse hundiendo en las aguas de la inmensidad. encontraron una salida en la redes libres de cualquier control monopólico, con el apoyo de Vodo.net, pudieron distribuir por su cuenta el documental. Su financiamiento es por vía de donativos con tal de seguir haciendo bromas pesadas y documentarlos para el disfrute de su auditorio.
Pregúntome yo, ¿puede ser ésta la nueva vía para producir, distribuir y exhibir cine sin límites internacionales? No lo sé de cierto, pero en el entretanto está sucediendo.
De entrada les dejo el video para que hagan de este post su sala de exhibición y disfruten de su cine Peer to Peer. También, si quieren bajar el video, visiten la página de los Yes Men en Vodo.net para hacerse de su copia digital, por medio de torrent u otras opciones, y que luego la copien, y compartan. No hay de momento subtítulos en español, pero en cuanto salgan, les ponemos el link, por qué no.

The Yes Men Fix The World (2010) / P2P Edition from vodo on Veehd.

¡Seguuuunda función! ¡Segunda función!
Rip! A Remix Manifesto
(Brett Gaylor, 2008)

Aquí no se acaba la cuestión.
Merece un post aparte, pero más que nada merece verse. ya que pusimos el dedo sobre el renglón de los Derechos de Autor, las redes libres y el Peer to Peer, el fenómeno de compartir archivos no sólo se queda allí. Digamos que ese es sólo el primer nivel, bajar el archivo, guardarlo, verlo las veces que se necesiten, compartirlo y listo. Pero otros lo hacen para ejercitar su creatividad. Y entramos de nuevo al terreno pantanoso del ©Copyright, pues si para ejercer tu creatividad usas materiales que no son tuyos, sino que alguien más creó, entonces parece que incurres en un delito. Peeero… esos materiales-que-no-son-tuyos los usas para re editarlos, remezclarlos y hacer MASHUPS, se convierte en un producto totalmente diferente con el aderezo de tu libertad de expresión y creativa. 
En realidad, aquí podemos tener una hermosísima polarización irreconciliable acerca de la protección de una Propiedad Intelectual y la nueva manera de compartirla para crear resultados distintos. y aquí es donde entra el Mashup-mental (Mashup-mentary) de Brett Gaylor Rip! A Remix Manifesto.
Y no necesitamos ser realmente unos expertos en materia de Derechos de Autor, tal vez tampoco profundizar tanto en las legislaciones que existen al respecto, pues Gaylor ha tomado el tema de manera personal y desde su perspectiva de documentalista nos lleva de la mano para conocer algo de la historia de ese tema y cómo se ha transformado en una cosa llamada “propiedad intelectual”, que para colmo no protege necesariamente a los autores, sino a los intereses de grandes corporaciones, quienes ven como “un supermercado a la carretera del internet” y no como una zona libre donde puedes compartir y distribuir información. Es una nueva libertad social que está siendo coptada y, como nos hace hincapié Brett, con muy buen sentido del humor también, “si queremos construir sociedades libres, hay que combatirlos”.
Su manifiesto de la remezcla (Remix Manifesto) consta de 4 puntos básicos y son la estructura del documental para ir presentando casos particulares y darle seguimiento al villano favorito del @Copyright, que es la música descargada, y a su artista favorito Girl Talk!, famoso por sus espectaculares Mashups musicales.
Podría seguirme de largo hablándoles de las conclusiones que uno obtiene, las verdades que se revelan o las cuestiones que saltan a la luz. Y chequen lo que está haciendo Brasil al respecto, así como sorprendió a Gaylor, me sorpendió a mí dejándome complacido por la forma de hacer cultura con las nuevas tecnologías y aterrizándola con la gente.
Sin más con qué distraerlos, tomen energías y denle play esta segunda función, cortesía del sitio del National Film Board de Canadá. Yo creo que al menos lo encontrarán entretenido. 
Entre las tantas navegaciones que uno se avienta, había encontrado el documental completito y, tengo que decirlo, no lo vi desde la página. El Festival Ambulante tuvo a bien traer el documental dentro de su sección Dictator’s Cut, y al mismo Brett Gaylor para dar una plática sobre la película. Más que insistir sobre la libertad creativa o “una nueva forma de expresión”, via Peer to Peer, insistió en no perder de vista la cuestión de los Derechos de Autor, cómo se manejan en las legislaciones locales, a quiénes realmente protegen y alertar sobre el ACTA, que pretende favorecer a los Medios Masivos so pretexto de proteger la propiedad intelectual que ellos detentan (y cómo circula en la redes sociales; alrespecto, ya hay un movimiento que busca informar al respecto, denominado #STOPACTA).

http://media1.nfb.ca/medias/flash/ONFflvplayer-gama.swf

Una tercera función y ya.
Si aún tienen ganas de más y tiempo para verlo, los invito a chutarse otro… mmmh, ¿le podré decir clásico? Bueno, vamos a ponerle “otro referente necesario, que es Steal this Film 1 y 2 (Róbate ésta película, 2007). Un documental que aborda el File Sharing con una serie de testimonios con quienes han sido protagonistas de lo que, hasta el momento, han sido los más grandes repartidores de archivos a nivel global: The Pirate Bay. Tal vez no es tan dinámico como Rip!, pero es bastante informativo y, con todo lo que ya hayan visto de las funciones anteriores terminarán entendiendo lo que hace el Compartir Archivos en estos niveles. Desafortunadamente, como la piratería abarca a cualquier copia digital que genera una ganancia que el Propietario Intelectual nunca recibe, sencillamente señala también al File Sharing como propenso al comercio ilegal y por tanto, es malo muy malo.
Entre varias frases que se encontrarán tendrán la siguiente:

“Hollywood es un negocio.
La guerra hacia la piratería
es una guerra
por preservar el lucro”.

Así que, a verlo y uds. disculpen la mala pronunciación de los suecos para el inglés, pero ahí se dan a entender. Disfrútenlo, infórmense.
Steal this Film, parte 1

Steal this film, parte 2

Una posdata y un “Disclaimer”.
Las opiniones aquí vertidas no representan necesariamente la opinión de este blog. ya quisiera este blog tener el nivel de lo que aquí se presenta, y por ahí va si le echa ganitas. Pero sí existe la necesidad de señalar el problema de los Derechos de Autor, la Propiedad Intelectual y Compartir Archivos; hacer conciencia al respecto. pues es un tema polémico y también de carácter social. Todo comentario será agradecido y respetado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.